Alberto Fernández promete ser "Robin Hood"

Alberto Fernández ayer propuso aumentar los impuestos a los bienes personales, que ya van a dejar de ser bienes personales para pasar a ser del gobierno.

Alberto F. buscará bajar el déficit con mayor presión sobre Bienes Personales

El candidato habló de cobrar más impuesto a las “personas físicas”. Consideró “difícil” que se bajen retenciones.

FRENTE DE TODOS
Recién sumados. El candidato Alberto Fernández con Florencia Casamiquela y Florencio Randazzo, la semana pasada en Chivilcoy.
El candidato del Frente de Todos dijo que hay “muy baja presión sobre las personas físicas”. Propuso “sumar a otros” contribuyentes y aliviar a los que ya pagan. Dijo que Uruguay logró superávit modificando el sistema impositivo al aplicar Bienes Personales.
Alberto Fernández dio pistas ayer de cómo buscaría equilibrar las cuentas públicas en caso de ser elegido presidente: una mayor presión impositiva sobre las personas físicas en el Impuesto a los Bienes Personales. Y dijo que esa fue la salida que encontró Uruguay para lograr superávit.
“Una característica que tiene la Argentina es que ejerce mucha presión sobre las sociedades y muy baja presión sobre las personas físicas. Estoy hablando en términos impositivos. Este es un tema que hay que revisar”, sostuvo el candidato en una entrevista con Radio con Vos.
Fernández aclaró que el cambio impositivo que impulsaría “no es para poner más presión sobre los que ya pagan sino para sumar a otros y aliviar presión sobre los que ya pagan”. Y dijo que con Bienes Personales se vería “si así se consiguen los tres puntos de superávit que tuvo Uruguay en su momento”.
En este sentido, amplió su explicación: “Uruguay tenía un déficit de alrededor de dos puntos, igual que la Argentina. Igual que la Argentina, su superávit lo consiguió haciendo una modificación en el sistema impositivo aplicando el Impuesto a los Bienes Personales. Las similitudes son muchas. Es cierto que Uruguay hizo ajuste pero más ajuste que el de Macri no existe”, se atajó.
También definió que “la pequeña y mediana empresa tiene que tener un sistema impositivo diferente al de las grandes empresas. Pero hoy tenemos un déficit fiscal de siete puntos. Tenemos que ver cómo hacerlo”.
Sobre las retenciones a las exportaciones del sector agrícola dijo que “con un déficit fiscal como el que deja Macri es muy difícil pensar en alivianar la presión”.
Fernández pidió además al Gobierno debatir las políticas que apunten a una transición ordenada hasta el 10 de diciembre, en caso de resultar electo, en particular en el mercado cambiario. “Espero que el gobierno después del 27 de octubre empiece a conciliar conmigo políticas de cambio. Si sigue haciendo lo mismo tendremos estos resultados”, cuestionó por la salida de dólares.
Bienes Personales tuvo su última reforma a fines de 2018. El oficialismo con apoyo del peronismo no kirchnerista y fuerzas provinciales, sancionó la ley que subió el mínimo no imponible y fijó tasas progresivas diferenciadas. El objetivo fue recaudar unos $ 35 mil millones extra (la mitad a ingresar este 2019) para compensar a las provincias por los recortes que sufrían en el Presupuesto. Miguel Pichetto, que manejaba la bancada del PJ en el Senado, negoció que se dejara fuera del cálculo a la casa habitación de hasta $ 18 millones (eran 465 mil dólares de entonces), para morigerar la presión a las clases medias. El kirchnerismo votó en contra, y denunció que se hacía pagar impuesto a más gente. Axel Kicillof sostuvo que era “la estafa final del gobierno a su electorado”.
El diputado y candidato de Consenso Federal, Marco Lavagna, dijo ayer a Clarín que “la Argentina tiene una presión impositiva total muy alta. Si el planteo (de Fernández) es subir Bienes Personales y nada más, es mayor presión. Si baja otros impuestos, es otra cosa”. Se mostró a favor de “cambiar el sistema impositivo” pero bajando la carga al consumo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alí Babá y los cuarenta ladrones

"Están mostrando lo que son"