Lo que cobra un vocal del Superior Tribunal representa 13 veces y medio lo que percibe un docente

Los nueve miembros del Superior Tribunal de Justicia (STJ), el máximo órgano judicial de Entre Ríos, tienen un sueldo de bolsillo parejo: perciben al mes $272.984,86.

En comparación, un maestro de la base de la escala salarial, tiene un ingreso de $20.321 de bolsillo, y según el cálculo que hace el dirigente Víctor Hutt, de la comisión del salario de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), lo que cobra un vocal del Superior Tribunal representa 13 veces y medio lo que percibe un docente.

Eso es lo que perciben el presidente, Emilio Aroldo Castrillón, la vicepresidenta, Susana Ester Medina de Rizzo, y los vocales Martín Francisco Carbonel, Germán Reynaldo Carlomagno, Daniel Omar Carubia, Miguel Ángel Giorgio, Claudia Mónica Mizawak, Bernardo Ignacio Saludna y Juan Ramón Smaldone.

El dato, claro, esconde un adicional que modifica los montos finales de bolsillo que cobra cada magistrado y funcionario judicial en la provincia: la antigüedad. De otro modo, no se entiende cómo un juez que recién se inicia en la actividad, como Juan Pablo Orlandi, de Nogoyá, tenga el mismo ingreso que un colega con años en la actividad. O que el joven camarista Gevasio Labriola perciba lo mismo que un juez de juicio con más trayectoria como José María Chemez.

“La antigüedad duplica el ingreso de bolsillo en algunos casos”, confía una fuente del Poder Ejecutivo que conoce al dedillo los ingresos de los magistrados.


En el escalón inmediato inferior a los vocales del STJ está el salario de los camaristas, como Marcela Beatriz Badano, integrante de la Cámara de Casación de Paraná, que percibe $244.686,38. Igual cifra cobra cada mes Marcelo Javier Baridón, que conforma la Cámara Contencioso Administartiva; Oscar Daniel Benedetto, el juez que en 2018 dictó el fallo que dio el puntapié inicial para la batalla entre productores, organizaciones ambientalistas y el Gobierno en torno a las distancias para fumigar en zonas rurales donde haya establecimientos educativos.

También $245.686,38 cobra, verbigracia, el camarista de la Sala Laboral Guillermo Fernando Bonabotta; igual que Virgilio Alejandro Galanti, otro camarista que falló contra el Gobierno en materia de fumigaciones; el juez de juicio de Concordia Edwin Ives Leonardo Bastian; su colega de Gualeguay Roberto Javier Cadenas; también Rubén Alerto Chaia, de Uruguay.

Más abajo en el escalón de las remuneraciones, una jueza laboral de Paraná, María Alejandra Abud, percibe $232.037,13, o la jueza de Garantías Marina Electra Barbagelata. En la misma línea, el juez Penal de Niños y Adolescentes Pablo Alejandro Barbirotto. También el juez de Garantías de Concordia Francisco Rafael Ledesma.

La misma cifra que el recientemente incorporado juez Civil y Comercial de la jurisdicción Nogoyá Juan Pablo Orlandi.

Una secretaria del STJ, Noelia Virginia Ríos, percibe $218.387,88. Lo mismo que Elena Salomón, con igual función. La titular de la Oficina de Gestión de Audiencias (OGA), Nancy Guadalupe Bizai, cobra $191.089,40.

En la base del escalafón, están los jueces de Paz. Rogelio Villanueva, que se desempeña en Seguí, percibe $139.222,28. En cambio, Marcela Cottet, que es juez de Paz N° 2 en Paraná, cobra $185.629,71.

La divulgación de los sueldos de los magistrados ocurre luego de que la Procuración diera cuenta de los montos que perciben los fiscales de toda la provincia.

La publicación de los sueldos de los miembros del Poder Judicial había sido adelantada por el titular el STJ, Emilio Castrillón, en un reportaje que publicó Entre Ríos Ahora.








De la Redacción de Entre Ríos Ahora.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Concejal reaviva la polémica por el hospital de Gualeguaychú: “Ya vamos para el Guinness por el tiempo de obra”

“Lo peor está por llegar”, el crudo informe de Lanata sobre el derrumbe económico

Más designaciones en la provincia: crearon una nueva área en ATER, con sueldos de 150 mil pesos