Polémica entre jueces y el presidente del Superior Tribunal de Justicia


El presidente del Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Entre Ríos, Emilio Castrillón, sostiene que con sus críticas mediáticas al funcionamiento del sistema penal en la provincia busca provocar cambios y no incomodar magistrados, aunque enseguida anota que si hay quienes se sienten aludidos es, asegura, porque no deben estar haciendo bien su trabajo.
Castrillón ha venido cuestionando el modo cómo la Justicia resuelve determinados casos de alto impacto en la sociedad, y, sin nombrar, hizo alusión al caso de los hermanos Siboldi, sindicados como autores de un triple crimen en Bajada Grande, en mayo de este año. Al respecto, dijo que los jueces de Garantía se convierten en “escribanos” que refrendan lo que plantean los fiscales, y restan participación a los defensores.
“Por ahí, hay algunos que son grupitos, que son los que realmente ejercen un poder en forma desmedida, y no es lo que yo pretendo. Yo pretendo un Poder judicial equilibrado, que la defensa sea fuerte, y que la Procuración siga haciendo su trabajo”, dice.
-¿Dónde se ubica ese grupito con tanto poder?
-Usted lo sabe.
Pero también apunta a la Procuración General de la Provincia, con cuyo titular, Jorge García, no hace buenas migas. Para hacer notar las diferencias, lanza tiros por elevación: califica como “soldadito” al fiscal José Arias, recusado por el intendente de Concordia, Enrique Cresto, en una causa por corrupción. Y defiende su derecho a ser vocero de las críticas de un sector de la sociedad a los funcionarios y magistrados por su desempeño. “Se creen que son enviados de Dios”, dice sobre los fiscales.
No lo dice pero hace alusión a la Cámara de Casación Penal, con una de cuyas integrnates, la vocal Marcela Davite, tuvo un entredicho que motivó la intervención de la Asociación de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial.
Sobre esa polémica, el titular del STJ aclaró que sus críticas son al sistema penal de la provincia, que considera que debe tener un ‘service’, y no a un funcionario judicial en particular. A su vez, afirmó que se lo quiere “amordazar” y avisó que no se va a quedar en silencio.
A los críticos a su gestión, que se caracteriza por su apertura para hablar de la situación de la administración de justicia con el periodismo, los calificó de “soldaditos” y rechazó que en el Poder Judicial existan funcionarios que “se creen empleados de Dios”.
Por otra parte, aseguró que tiene un borrador para acercar a la Legislatura en la que consigna sus críticas al sistema de justicia penal y de qué modo podría mejorarse.
Críticas y respuesta
Una de las magistradas que cuestionó las palabras del presidente del STJ fue Marcela Davite, integrante de la Cámara de Casación Penal de Paraná, que planteó sus quejas al gremio de los magistrados. Otro funcionario que acercó su malestar fue el fiscal de Concordia, José Arias, quien no se sintió a gusto con dichos de Castrillón en el marco de una entrevista que brindó a un medio de la capital del citrus.
En diálogo con el programa Puro Cuento de Radio Costa Paraná 88.1, Castrillón se defendió: “Hay algunos pícaros que creen el presidente ataca al magistrado del Poder Judicial. Son picaros mal intencionados. En realidad lo que cuestionó es el sistema penal entrerriano y cómo funciona. Creo que hay que modificarlo. Tampoco lo voy a modificar yo, sino los legisladores”.
En ese sentido, resaltó que su esencia es “decir las cosas de frente”. “Forma parte de mi esencia de que si considero que algo no funciona bien, y la comunidad no lo recepciona bien y que los profesionales que ejercen el derecho penal  no lo recepcionan bien, lo digo. De última lo analizarán los legisladores. Si digo una posición personal sobre el sistema no es contra tal o cual juez. Lo que pasa es que por ahí hay un grupito que son los que ejercen un poder de forma desmedida y no es lo que pretendo. Quiero un Poder Judicial en lo penal equilibrado, donde la garantía sea fuerte y la defensa se fortalezca, y donde la Procuración siga haciendo su trabajo”, sostuvo.
—¿Dónde se ubica ese grupito que quiere tener poder excesivo?
—Usted lo sabe: se lo dio (al poder) la ley y otros se lo toman. Ante la Asociación de Magistrados han cuestionado mis dichos porque pretenden amordazarme y no me voy a callar en cuanto a opinar al sistema penal.
—¿Le respondió a la asociación de que sus críticas apuntan al sistema y no a un juez en particular?
-Si la lees a la nota te das cuenta que no dije nada. Yo cuestiono el sistema penal. Evidentemente hay alguna gente que sabe que no está tan claro el ejercicio de determinada función y se da por aludida. Si en alguna grabación encuentran que descalifiqué a ese magistrado, por favor pónganla al aire. Evidentemente acá hay susceptibilidades que se hieren cuando se apuntan a determinadas cosas que es lo cuestionado por el pueblo y en el mundillo de la profesión del derecho.
—¿Recibió quejas de algún magistrado por haber divulgado la información de los sueldos?
—Los rumores de no gustarle los escuché. Ahora, es mi obligación: si lo piden lo tengo que dar. Y si había una sentencia que condenaba a presentarlos a un organismo de la provincia (por Enersa), no podía negarlo.
Castrillón reiteró su postura en cuanto al sistema penal entrerriano y cuestionó a los funcionarios “que se creen empleados de Dios”, en referencia a que no aceptan críticas a su labor.
“Siempre lo que he buscado es provocar la discusión para que se estudie. Evidentemente si se mira todo para el costado y no  se busca cambiar lo que la gente quiere que se cambie, alguien lo tiene que provocar. Lamentablemente a veces lo tenemos que provocar desde lugares que no parece tan cómodo. Así somos, lo que vemos lo planteamos; lo que tenemos que justificar lo justificamos; lo que debemos reconocer lo reconocemos; y lo que tengamos que responsabilizar nos responsabilizamos. Totalmente de frente”, aseveró.
Funcionarios “empleados de Dios”
Por último, el titular del STJ se refirió al fiscal de Concordia, José Arias, como un “soldadito” que se disgustó por una nota periodística que brindó recientemente en la que se refirió a las críticas que recibió por la labor del representante del Ministerio Público Fiscal.
Contó que en ocasión de su visita a la ciudad, para inaugurar la morgue, recibió a un grupo de personas que le aseguraron que el fiscal había detenido a una persona inocente. En referencia al fiscal, lo identificó como quien actuó en el caso de un aborto “en el que se dijo que la criatura salió prácticamente caminando” y en una causa vinculada al intendente Enrique Cresto.
En ese sentido, indicó que siempre coincide que el funcionario cuestionado es el fiscal y que debe analizarse el por qué. “Siempre coincidía el mismo funcionario. Si siempre da el mismo, algo puede haber. Los superiores no somos nosotros, sino la Procuración y se debe de investigar si hay algo. Qué es lo raro que hay ahí, o se creen que son los empleados de Dios.  No son empelados de Dios”.
Borrador para la Legislatura
En otro tramo de la entrevista, Castrillón confirmó que cuenta con un borrador o paper para presentar en la Legislatura con sus aportes para mejorar el sistema penal.
“Tengo un borrador para arrimárselo personalmente a los legisladores. No lo voy a plantear como iniciativa judicial, sino como aporte de lo que he percibido y he emitido opinión. Lo voy a presentar, lo tengo claro a los planteos que hago y a las limitaciones del sistema procesal actual y sumado a la ley del Ministerio Público”.
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.


Jueces "llaman la atención" al presidente del Superior Tribunal de Justicia
El presidente del Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Entre Ríos ha venido tirando de la cuerda con sus críticas al funcionamiento del sistema penal en la provincia, con el que está disconforme. Y lo hace con la utilización de latiguillos, metáforas y giros lingüísticos que caen como baldazos de agua fría sobre las espaldas de los magistrados aludidos.
Hace un mes dijo que «los jueces de Garantía están pintados. Tenemos sueldos importantes para hacer de escribanía de lo que piden los fiscales. Entonces, si tenemos un error de los fiscales, tenemos error de la escritura, porque la escribanía va a sellar el error. Debemos contar con una defensa fuerte. Y es lo que pide el pueblo. No creo que los entrerrianos aplaudan que ante un triple homicidio (se refiere, sin nombrarlo, al caso de los hermanos Siboldi, NdelR)  haya que tener 16 policías y tobillera y monitorear, para que puedan estar en la casa de la abuela los que están siendo investigados. Más allá de que es apreciación personal, los entrerrianos no quieren eso. Y los legisladores tienen que legislar para lo que piden los entrerrianos. Hay que escuchar ala gente y no actuar para la tribuna. Hay que asegurar las garantías pero también asegurar a las víctimas».
La seguidilla de declaraciones de ese estilo del presidente del STJ ha colmado el vaso de la Asociación de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial de Entre Ríos, que elevó una nota a Castrillón y mostró su malestar hacia el tono de esas declaraciones y en particular por el menoscabo que representan para la labor de los jueces en la provincia.
«Nos dirigimos a ese Tribunal dado que de la permanente comunicación con nuestros colegas jueces y funcionarios del Poder Judicial de la Provincia, advertimos con preocupación la sucesión de expresiones de la Presidencia de ese alto cuerpo – realizadas tanto en medios públicos como en eventos científicos e institucionales – que lejos de acercar la función de nuestros asociados a los destinatarios del servicio de justicia, descalifican gratuitamente su cotidiana labor y la misión constitucional llamados a desempeñar; descalificación que se irradia a todos quienes formamos parte de la justicia provincial, abonando un creciente desprestigio del cual no escapa ninguno de sus integrantes», dice el texto de la nota que elevó la Asociación de Magistrados, con las firmas de su presidenta, Gabriela López Arango, y su secretario general, Leonardo Portela.
La nota, elevada a Castrillón y al resto de los ocho vocales del STJ, hace notar que las declaraciones con expresiones descalificadoras hacia los magistrados, «además de depreciar el trabajo de todos aquellos, no guardan relación con la trascendencia de las decisiones que toman diariamente en los casos que actúan, ni tampoco la  prudencia debida, con consecuencias negativas y tangibles en sus personas y en su relación con la comunidad». Y por eso le plantearon al titular del alto  cuerpo que «reflexione acerca del impacto que manifestaciones de esta naturaleza generan en la sociedad, en un contexto de permanentes demandas sociales, muchas de las cuales son canalizadas a partir de los procesos judiciales existentes, y necesitadas de nuestra intervención».
Y recuerdan que desde la entidad se «ha expuesto en reiteradas oportunidades la importancia del respeto en el trato mutuo, en todos los ámbitos e instancias; y ello aun cuando exista disenso o críticas que constructivamente aporten a una mejor manera de desarrollar nuestra tarea -incluso si se realiza a través del ejercicio de vuestra potestad revisora, o de última instancia -, valiendo como ejemplo nuestra actuación en ocasión del tratamiento que dicho Tribunal dio al recurso de apelación interpuesto por el Dr. Hugo Daniel Perotti, al ser sancionado por el trámite dado a un amparo, y que originara la decisión del punto 3°) del Acuerdo General N° 20/15del 7/7/2015, que la revocó».

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alí Babá y los cuarenta ladrones

"Están mostrando lo que son"