La desgracia de tener que elegir el menos peor

Argentina vive una crisis de confianza de proporciones. Lo que se conoce como "el mercado" parece haber decidido que no le cree más a este gobierno y mucho menos a uno que podría encabezar Cristina Kirchner si finalmente fuera reelecta. La patinada del dólar, del riesgo país, y del mercado accionario se aceleró esta semana localmente, pero que ya había dado fuertes señales de stress el pasado jueves santo en el exterior cuando se conoció una encuesta de la consultora Isonomía, la que daba ganadora a la ex presidente por 9 puntos sobre Macri en una eventual segunda vuelta.

Más allá de que medir una intención de voto de esa naturaleza casi siete meses antes no tiene demasiado sentido, la información que sí pudo haber impactado negativamente es que se hubiera corroborado en esa misma encuesta que la intención de voto de una tercera posible alternativa no se movió un ápice, desaprovechándose así la caída en la imagen de Mauricio Macri.

Esto quiere decir que ni Lavagna ni la gente de su espacio, en el que se podría incluir a Massa, parecen estar ganado posiciones, más bien todo lo contrario. La polarización Mauricio-Cristina parece estar más viva que nunca.

"Es muy pronto para saber quién puede ganar, pero todo sugiere que la posibilidad cierta de una tercera alternativa no acaba de despegar"

Al escozor que provoca sentirse atrapados entre dos opciones poco atractivas, mientras se vive -o mejor dicho se sobrevive- en un estado de desazón y desesperanza,? se sumaron también los dichos de un economista de Unión Ciudadana, el partido de Cristina Kirchner, quien esta semana en Nueva York, ante una audiencia de inversores internacionales, se despachó con la mala nueva de que si ellos llegan otra vez al poder muy posiblemente vayan a reestructurar la deuda externa. Como el dinero es cobarde, tal aseveración, por más cuestionable que sea el vocero que hizo el anuncio, provocó un terremoto entre todos los tenedores de deuda argentina, locales y extranjeros. Pánico total.

Los próximos días seguramente serán de grandes vaivenes y de repetida incertidumbre. Hoy más que nunca todo parece indicar que Cristina Kirchner será candidata, aunque sin que quede claro que ideas como la comentada sean realmente lo que ella tenga en mente, y las dudas parecen estar ahora más del lado de Macri, con muchos en la coalición gobernante ya preguntándose si la única forma que tiene Cambiemos para salir del atolladero en que se encuentra es ungiendo a María Eugenia Vidal como candidata presidencial de urgencia.

"Incierto el resultado, lo que si parece seguro es que nos esperan tiempos difíciles, de un sacrificio tanto o más grande que con el que hemos convivido en el último tiempo"

Atrapados entre dos fuegos, los argentinos habremos de alguna forma de pagar los platos rotos del desquicio que provocó el kirchnerismo, agravado luego por la impericia de un gobierno de Cambiemos que no pudo ni supo como revertir un derrotero que ya se entreveía muy difícil y complejo. No importa lo que nos digan o nos prometan, la única salida de esta coyuntura horrible en la que estamos parece va a ser la del esfuerzo, y uno redoblado si se lo compara con el que hemos hecho todo el último año desde que empezara esta crisis. Tenemos tiempos difíciles por delante.
Fuente: El Entre Ríos Edición Impresa

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alí Babá y los cuarenta ladrones

"Están mostrando lo que son"