La oposición denuncia que la reforma judicial “pretende callar a los medios”

Juntos por el Cambio criticó la "cláusula Parrilli". Y sostiene que los nuevos cargos pasan de 324 a 635.

Desde sectores políticos y judiciales rechazaron la “cláusula Parrilli” que se agregó al dictamen de reforma judicial para que los jueces denuncien las críticas de los “poderes mediáticos”. La senadora de JxC, Rodríguez Machado, dijo que “pretenden callar a los medios y al periodismo de investigación”. También hay debate interno en el Frente de Todos.

Tras conocer el demorado dictamen final de la Reforma Judicial, senadores de Juntos por el Cambio denunciaron que el artículo ligado a los medios -al que denominaron "cláusula Parrilli"- es un ataque a la libertad de prensa. Además, advierten que tras la negociación con los gobernadores se "duplicó la cantidad de cargos, de 324 a 635 entre magistrados y secretarios", y que eso impacta en el costo de la Reforma, que el oficialismo había estipulado en $ 1.939 millones.

"Aparte de manejar la Justicia pretenden callar a los medios y terminar con el periodismo de investigación", le dijo a Clarín la cordobesa Laura Rodríguez Machado (PRO), quien este viernes envió una carta a la presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales para que se especifique información sobre el despacho del proyecto. "Nos llegó el texto pero no vemos todas las firmas", aseguró y planteó una "falta de transparencia" en las formas.

A la bancada opositora el importa el horario y día en que se haya firmado el dictamen para corroborar que se cumplan los siete días reglamentarios del despacho para poder tratarlo en el recinto el jueves, como pretende el oficialismo.

Desde el entorno de la presidenta de Asuntos Constitucionales, María de los Angeles Sacnun, aseguraron que se procedió en la forma reglamentariamente correcta y que hasta que no se tienen las firmas no se puede mandar. "Es un desconocimiento del reglamento. Había muchas cosas que retocar apenas terminó la comisión y las firmas digitales llevan tiempo", apuntaron.

"La cláusula de Parrilli o cláusula mordaza es la frutilla del postre.Terminó de mostrar la catástrofe que es el proyecto. Busca que cualquier periodista que de a luz o muestre una realidad de algún juez quede a tiro de ser denunciado porque el magistrado va a decir que se siente presionado", señaló a Clarín la tucumana Silvia Elías de Pérez (UCR).

"Un juez federal que tiene que perseguir al narcotráfico no puede ser juez si no puede tolerar lo que dice un medio. ¿Cómo va a plantarse ante la presión de un narco?”, se quejó en declaraciones radiales, Martín Lousteau. Ese artículo tampoco cayó bien en un sector del propio Frente de Todos, que considera que es "inconveniente e innecesario". "Es obvio decir que si alguien recibe una presión tiene que denunciarla. No hacía falta, es para quilombo", considera un legislador del FdT.

Por otra parte la oposición señala la cantidad de cargos de más al proyecto original que se generaron tras la negociación con los gobernadores. El proyecto inicial hablaba de 94 juzgados en el interior, ese número ahora no quedó claro porque además de juzgados se incorporaron Cámaras de Apelaciones a provincias que hace tiempo venían pidiendo.

"En el cálculo preliminar que hicimos había 324 cargos (279 magistrados y 45 secretarios) en un inicio y ahora serían 635 cargos (315 magistrados y 219 secretarios), lo que evidencia el margen de negociación con las provincias. Además deja del lado el número que nos habían dicho de presupuesto porque casi se duplican los cargos", detalló Machado.

El costo había sido una duda que la vicepresidenta Cristina Kirchner le planteó a los suyos, pero era un pedido de casi todos los senadores que responden a gobernadores y en el FdT aseguran que representa "menos del 0,1 % del presupuesto". Según informó en el último debate de comisión la presidenta de Asuntos Constitucionales, Sacnun el costo de la reforma es de $ 1,939 millones.

Pero desde JxC, que desde un inicio habían pedido que el proyecto pasara también por la comisión de Presupuesto, aseguran que ese número tiene que haber sido modificado y piden que se detalle.Los diputados de Juntos por el Cambio en la Cámara baja también salieron con los tapones de punta contra el proyecto y la cláusula que los jueces deben "comunicar de forma inmediata al Consejo de la Magistratura cualquier intento de influencia en sus decisiones por parte de poderes políticos, económicos o mediáticos".

PUBLICACIÓN RELACIONADA

Rechazo al plan contra los medios incluido en la reforma judicial

La oposición y empresarios criticaron el artículo sobre los “poderes mediáticos” y alertaron que limita la libertad de prensa.

La inclusión en el dictamen de la reforma judicial de un artículo que obliga a los jueces a denunciar ante el Consejo de la Magistratura las supuestas presiones que pudieran recibir de los “poderes mediáticos” provocó una ola de cuestionamientos por parte de la oposición y de sectores empresarios.

“El dictamen es un asalto al Poder Judicial, limita la libertad de prensa. Es incompatible con la esencia de la democracia y es un sello distintivo del kirchnerismo”, opinó el diputado Mario Negri (UCR), que anticipó una dura negociación del proyecto en el Congreso. Hubo también cuestionamientos a la iniciativa por parte de los referentes de Pro y la Coalición Cívica.

La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), que reúne a más de 180 empresas periodísticas de todo el país, sostuvo que “combatir a la prensa no ayuda a mejorar la Justicia”.

Por su parte, los empresarios reunidos en IDEA reclamaron “un acuerdo político que garantice las condiciones para el debate amplio y plural”.

La intención de avanzar sobre los medios de comunicación surgió de Cristina Kirchner, que no consultó con el Presidente el dictamen que aprobó el Senado el jueves a la noche, según confirmaron fuentes oficiales a la nacion. La ministra de Justicia, Marcela Losardo, tampoco fue advertida de la modificación.

Los cortocircuitos internos en el oficialismo alejan cada vez más la pretensión del jefe del Estado de aprobar el proyecto con un amplio consenso.

A las pocas horas de conocerse el dictamen de la reforma judicial que impulsa el Gobierno, los referentes de la oposición manifestaron su rechazo al proyecto que será tratado en el Senado la semana próxima. En particular, los integrantes de Juntos por el Cambio (JXC) repudiaron la cláusula que obliga a los jueces a denunciar presiones de los “poderes mediáticos”, una incorporación imprevista por parte del kirchnerismo duro.

El diputado nacional Mario Negri (UCR) dijo: “El dictamen es un asalto al Poder Judicial, limita la libertad de prensa. Este sello que le han agregado es incompatible con la esencia de la democracia y es un sello distintivo del kirchnerismo”.

Negri sostuvo que la reforma “está lejísimos de dar respuesta a las demandas de la gente” y es, por el contrario, “el resultado de un capricho”. “Tiene un olor a la ley 125, en tanto al nivel de tensión”, comparó el radical. En Diputado anticipa una negociación tensa entre oficialismo y oposición.

El exsenador Ernesto Sanz –en una conversación por Zoom con la presidenta de Pro, Patricia Bullrich– también apuntó al tinte “caprichoso” de la reforma. “Cuando asumió Alberto Fernández, había solo dos planes: el arreglo de la deuda y la reforma de la Justicia. El primero, es arreglar el pasado en pos del conjunto, y el segundo, es arreglar el pasado en pos de una sola persona, Cristina Kirchner”, expresó Sanz.

El radical mendocino se refirió, además, a la demora en la presentación del dictamen: “La comisión del Senado terminó a las ocho de la noche con la firma de un dictamen de mayoría; 24 horas más tarde, no hay dictamen porque no hay acuerdo dentro del propio oficialismo. Esto refleja la irregularidad de la Argentina”.

Este retraso en la emisión del dictamen fue motivo de sospecha para varios opositores, según expresó Negri en Radio Mitre: “Mi impresión es que el dictamen que demoraba en juntar las firmas en el Senado tenía que tener alguna frutilla para distinguir al postre, que fue esta prácticamente censura a la libertad de expresión”.

Martín Lousteau, exministro de Economía de Cristina Kirchner y actual senador de JXC, apuntó al modo de operar del kirchnerismo, al cual consideró “avasallador”. Según el senador, “el kirchnerismo interpreta que la mayoría es el método para zanjar discusiones y no la razón, y eso es un error gravísimo que lleva a abusos y avasallamientos de todo tipo”.

“Yo creo que la parte más moderada del kirchnerismo está perdiendo la discusión interna con la parte más polarizada, a una velocidad fenomenal”, concluyó Lousteau en diálogo con Radio Mitre.

El senador formoseño Luis Naidenoff dijo que “la agenda del Senado está marcada por los tiempos de la expresión más dura del kirchnerismo, por la propia vicepresidenta”.

En diálogo con radio CNN, el jefe del interbloque de JXC afirmó: “Las obsesiones del kirchnerismo siempre fueron la Justicia, con críticas a los que se atrevieron a investigar al poder; y el periodismo crítico, que con sus investigaciones ha puesto en evidencia todo lo que tenía que ver con las tropelías cometidas en contra del Estado”.

La exministra de Seguridad nacional y titular de Pro, Patricia Bullrich, utilizó las redes sociales como canal para repudiar el dictamen. “Todo el proyecto de reforma judicial del kirchnerismo es espurio, pero quizás lo más llamativo es la posición en la que dejan al periodismo: licuar la libertad de expresión para sentar a los periodistas en el banquillo de los acusados. Jueces denunciando periodistas. Clarito, ¿no?”, señaló.

Maximiliano Ferraro, presidente de la Coalición Cívica, expresó en Twitter: “La reforma judicial no soluciona los problemas del servicio de justicia que padecen miles de ciudadanos comunes, solo persigue un único objetivo: impunidad. Pero no les alcanza; ahora legalizan la censura previa y pretenden afectar y limitar la libertad de expresión”.

El senador nacional Esteban Bullrich también hizo referencia a la espera de la oposición para poder acceder al dictamen. “Hoy el oficialismo avanzó con la reforma judicial dándole dictamen (al que no pudimos acceder) a un proyecto que busca dar impunidad a algunos y que no resuelve los verdaderos problemas de la gente”, publicó en su cuenta de Twitter.

Y añadió: “La película me recordó los 90 cuando había cero transparencia y se mandaban estas aprobaciones de dictámenes en las tinieblas. Grave por el contenido y el método. Fuerte retroceso promovido por la Reina del Hielo”, escribió el senador. Respecto del artículo 72 del dictamen, que refiere a los medios, Bullrich sostuvo que “representa un ataque directo a la libertad de prensa”.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Vicegobernadora de Entre Ríos: ...no se publican los contratos de asesores de los senadores porque estos no la dejan

Cristina es tan mafiosa que sería capaz de declarar en contra de Néstor para salvarse

MUNDIAL DE FÚTBOL QATAR. La experiencia de una paranaense “trotamundos”