El golpeado bolsillo de la clase media

La presión sobre el bolsillo de la clase media sigue creciendo. Se calcula que en mayo una familia en la Ciudad y el Gran Buenos Aires gastará $118.825 para pagar luz, gas, agua y transporte, un 15,6% más que el mes anterior.

Es la contracara de la “motosierra”, ya que en el primer cuatrimestre se redujeron un 40,8% los subsidios para el transporte y los servicios públicos.

El ajuste tiene consecuencias en otras áreas muy frágiles, entre ellas, el empleo de personal doméstico. En un rubro muy poco formalizado (71% "en negro"), la cantidad de trabajadoras que estaban en blanco vienen cayendo. Si comparamos el último dato de febrero con el mismo mes del año pasado, la baja es de casi 5%; y se descuenta que la reducción de las no registradas es todavía más alta.

Hoy, en promedio, las familias cubren el 37% de las tarifas y el Estado se hace cargo del 63%. Y, por ahora, en el marco de la recesión, el ministro de Economía Luis Caputo puso un freno y tiene "pisadas" las tarifas, con el ojo enfocado en la caída de los precios. ¿Hasta dónde puede llegar el recorte? Sobre esta cornisa camina el Gobierno, en un equilibrio cada vez más difícil, frente al riesgo de aplastar a la clase media, ya tan golpeada.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los casos de dengue en la costa del río Uruguay quintuplican a los de COVID-19 de toda la provincia

Antes de morir tras un accidente en una ruta de Entre Ríos había reclamado por el estado del camino

REFLEXIONES SOBRE EL DEBATE PRESIDENCIAL DE CARA AL BALOTAJE